El afeitado de navaja, viejo como el abuelo, pero efectivo.

No todo lo que es viejo  suele ser arcaico y este es el caso del afeitado con la navaja de afeitar, un icono y tradición del afeitado del hombre de antes y el de ahora, ya que son muchos que han adoptado este tipo de afeitado por las ventajas que este trae.

  • La navaja de afeitar, son eternas, lo único que se desecha cada cierto tiempo es la hojilla.
  • Las hojillas son intercambiables y desechables, estas hojillas suelen durar mucho más tiempo que las convencionales, por lo que puedes ahorrarte.
  • Cuidado dermatológico, en estos casos las navajas brindan un afeitado más preciso y exacto, por lo que solo deberías pasar la hojilla una sola vez.
  • La navaja de afeitar es más ecológica, ya que desechas menos cantidad

Estas son alguna de las bondades de usar la navaja en el afeitado, ahora debes tener en cuenta ciertos consejos para que sea todo un éxito el afeitado con esta técnica.

 

  1. Empieza con una ducha de agua caliente, ya que ayuda a limpiar la piel, suaviza el vello facial y les da apertura a los poros; en el caso de que no quieras ducharte colocarte una toalla humedecida con agua cliente.
  2. Puedes usar algún tipo de aceite para pre afeitado, este ayuda a la lubricación de la piel y así evitar la irritación, aunque no te agrade mucho es un buen plus para las personas con piel delicada, aunque con este tipo de afeitado la irritación es mínima.
  3. La brocha la debes sumergir en agua calienta, para que los pelos se suavicen, luego haces suficiente espuma en un envase para que las extiendas por todo el rostro, debes seleccionar una buena espuma que contenga minerales y lubricantes, de esta forma siempre estarás cuidando tu rostro.
  4. Pasa la navaja por agua tibia, de esta forma le das temple a la hojilla y procede a afeitarme en sentido de los bellos faciales, inclinado la navaja en 30° teniendo cuidado de afincarla, ya que de lo contrarios te cortarías.
  5. Retira el exceso de espuma con agua tibia y luego usas un buen tónico para después de afeitar, el cual refrescara tu rostro y cerrar los poros, evitando alguna infección.
  6. Cada vez que termines de afeitarte o de afilar la hoja, debes tomarte un tiempo para suavizarla. De esta forma, se liman los bordes y se obtiene una afeitada mejor y más cómoda. Esto lao haces con la banda de cuero especial para navajas de afeitar.

Así de fácil es afeitarse con la navaja de afeitar, solo cambia de habito y podrás decir, como lo hacía el abuelo.

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*