Bondage

De las prácticas más inusuales creadas por el hombre, muchas han sido las modalidades que se han establecido en la sociedad para identificar o caracterizar de forma implícita alguna actitud o práctica que sea considerada de alto impacto.

En este caso, se hablará sobre el bondage. Aunque muchos desconocen este termino, pues se refiere a la práctica sexual donde se le agrega la idea de amarrar, atar o restringir a otro individuo por mero placer y morbosidad durante el coito.

Muchos pueden relacionar el bondage con el masoquismo. Pues algunas veces, suele verse como una forma bastante sutil de mantener en un estado de sumisión a otro individuo, esto ocurre debido al placer que siente la otra persona al ver en ese estado de aprensión a otra.

Pero ¿Qué se debe utilizar para practicar o realizar el bondage? Pues a continuación, podrá ver algunas condiciones y maneras de cómo se practica el bondage y qué elementos debe tener para el mismo.

Práctica del bondage:

Para practicar el bondage, lo primero que se necesitan cuerdas, telas, esposas, corbatas, etc. Para atar manos y pies. La persona que será en este caso la sumisa, tendrá que estar desnuda o semidesnuda, todo depende de lo que diga la pareja con la que se practicará el bondage.

Para realizar este acto, ambas partes deben estar de acuerdo. Pues en algunos casos, tiende a pasar que durante el coito se torne un poco brusco o rudo. Y también se debe ver quién de los dos tomará el rol de la persona sumisa.

Esta práctica es propia de BDSM, pues incluye todo lo referente a las siglas, sádico, masoquismo, dominación, sumisión, etc. Es decir, es una forma que nace desde aquellos tabúes o cosas prohibidas que en la sociedad tienden a estar tachadas de poco morales.

Los limites que se tienen en el bondage es, como se mencionó anteriormente, la forma de rudeza o fuerza que se aplique durante el coito y cuales son los términos y condiciones a destacar para que ambos puedan disfrutar de la práctica del bondage.

Es simple, todo dependerá de la comunicación y confianza que se mantenga en la pareja para practicar una actividad tan elocuente como lo es el bondage. Es cuestión de gustos y ganas para salir de la rutina y fortalecer esa pasión entre la pareja.