El Mejor Contenido Audiovisual para los Más Pequeños de la Casa

Películas infantiles, han tomado fama por muchos años y sus mayores exponentes son conocidos por todo el mundo como “Disney” por ejemplo.

Como padre es el medio perfecto para que los niños pasen ratos agradables, para entretenerlos y para enseñarles valores y principios de manera productiva. ¿Esto último como puede ser posible? Entre forma de actuar y pensamiento; las películas y libros pueden influir mucho en el desarrollo de un niño.

Y es acá donde hay que tener mucho cuidado porque por mucho que una película diga “Apta para todo público” o que sea de categoría para infantes, no siempre es adecuada en su totalidad para los más pequeños, que sea animada tampoco implica nada y uno de los mejores ejemplos es “Coraline”.

Para ello conocer a fondo lo que implica una “película infantil” es de suma importancia para poder clasificar estas en base a los datos que recopilemos.

¿Y que es una película infantil?

Entonces, las películas infantiles son filmes destinados especialmente para público de una edad reducida ya que estas se adaptan a sus gustos y el nivel de comprensión que tienen.

Las animaciones son las que mayormente se encuentran en este género pero no establece que cada película animada sea de categoría “infantil” o “apta para todo público”. Los temas siempre son de aventuras, sentimientos e incluso fantasía sin entrar nunca a detalles explícitos.

La estructura es simple para mantener la fluidez de la trama en los niños de principio a fin, evitando a toda costa cualquier contenida de horror o traumática y manteniendo una moral de bien y mal donde inculcan que el bien siempre y absolutamente siempre sin importar las circunstancias, siempre triunfara.

Siendo un modo de ejemplo como ya se ha dicho a lo largo del escrito, los protagonistas de dichas películas o las tramas siempre son centrados en niños que mayormente se presentan como protagonistas.

Categorías de los contenidos audiovisuales para identificar el adecuado

Siendo la etapa de niñez un tanto amplia, las clasificaciones en las películas especialmente infantiles son sub-clasificaciones a lo que conocemos normalmente como “apto para todo público”

Esas clasificaciones son:

  • Apta para todo público: para todas las edades, esta es la clasificación adecuada para nuestros hijos si el enfoque es de enseñanza.
  • No recomendada para menores de siete años: acá se sale de los parámetros y las tramas son más de entretenimiento, tal vez un poco de heroísmo y acción donde existe el bien y el mal.
  • Especialmente recomendada para la infancia: también una categoría perfecta semejante a la primera.

Y acá se extiende las “no recomendadas” hasta llegar al punto de los dieciocho años de edad siendo esta la que establece la etapa adulta.