Como pulir los faros del coche

Con el paso del tiempo los faros pueden ir sufriendo de deterioro causado por las diferentes condiciones climáticas. Si quieres conseguir un motor bre al mejor precio, te recomiendo que visites Motores DYG, porque allí encontrarás siempre los precios más bajos del mercado.

Sin embargo, los faros son muy olvidados y solo nos acordamos de ellos cuando ya se afecta la visibilidad al conducir. Por este motivo, hoy te traigo algunos consejos prácticos para que puedas eliminar la suciedad de los mismos de una forma sencilla.

Consejos para pulir los faros

Si quieres pulir los faros de una forma sencilla sin tener que ir al taller, lo mejor es seguir algunos consejos prácticos para hacerlo como son:

Protege los faros

Debes asegurarte de proteger los faros con cinta adhesiva alrededor, para evitar que la pintura del coche se vaya a rayar cuando lijes los faros. Simplemente debes cubrir unos cuantos centímetros para evitar el daño a la pintura.

Limpia la zona

El siguiente paso será limpiar los faros con agua y jabón para retirar cualquier tipo de suciedad que puedan tener los faros.

Utiliza lija de grano bajo

Es momento de comenzar a lijar los faros con una lija de grano bajo, puede ser una de 800. Asegúrate de lijar los faros de arriba hacia abajo o de izquierda a derecha, sin hacerlo nunca en movimientos circulares. Una vez hecho esto el faro se verá brumoso.

Repite la operación con otra lija

Debes repetir el proceso de lijado, pero esta vez con una de grano mayor por ejemplo de 1.200. Es importante hacerlo en una dirección distinta a la que utilizaste en el paso anterior para conseguir un buen proceso de lijado.

Realiza un tercer lijado

Una vez que termines de lijar el faro, debes repetir el proceso una tercera vez, pero esta vez con una lija de 2.000. Debes volver a cambiar la dirección de lijado, y verás que los aros van sufriendo una transformación.

Pule los faros

Cuando termines de lijar los focos será el momento de tomar una pulidora y un líquido para pulir el lijado. Si no tienes pulidora puedes hacer el proceso con la mano y un paño, y debes asegurarte de pulir de una forma correcta el faro.

Ten en cuenta que si usas la pulidora no debes aplicar demasiada presión, esto debido a que si se genera mucho calor se puede llegar a deformar el plástico.